Share this story

The Church that goes forth

By William Becerra, el director asociado del ministerio hispano / ministerios étnicos

La Iglesia En Salida Vía Videoconferencia

Al final de cada diciembre, me tomo el tiempo para reflexionar sobre lo que sucedió durante el año y establezco metas para el nuevo. El pasado diciembre no fue diferente. Me propuse metas para mi vida personal, académica y profesional — no demasiadas: no más de 3 — que me guiarían durante todo el año con atención enfocada. Entonces COVID-19 ingresó a nuestros léxicos diarios. Mis metas personales y académicas necesitaron adaptación, pero mis metas ministeriales entraron en completo desorden.

Una gran parte de lo que hace la Oficina del Ministerio Hispano es crear oportunidades para la formación en la fe y el desarrollo del liderazgo laical con las comunidades hispanas. La mayoría de las actividades tienen lugar en parroquias o en el Centro Católico Blanchette. Entonces recibimos el mandato de  quedarnos en casa como medida de precaución para la propagación inminente de COVID, ¿ven mi desorden?

Al principio, nos apresuramos a superar los temores y las ansiedades causadas por el COVID. Queríamos reunirnos con todos por video, revisar y publicar regularmente en las redes sociales, obtener información y sentirnos seguros de alguna manera. Lo cual no trajo ninguna seguridad. Las semanas previas a la Semana Santa fueron estresantes, pero sabíamos que debíamos aprender, adaptarnos y continuar. De buena gana o no, tuvimos que pasar a un nuevo capítulo en la misión de nuestra oficina para fomentar pastoral en conjunto y ofrecer oportunidades formación en la fe y liderazgo a la comunidad hispanohablante.

La Diócesis de Joliet creó recursos valiosos para estos tiempos. Específicamente, la Oficina del Ministerio Hispano organizó varias reuniones comunitarias con una participación promedio de 40 personas; recientemente hicimos un Facebook Live con el Obispo Ricardo Pates, nuestro administrador apostólico, que ha sido visto por casi 2,000 personas; ofrecimos un seminario web el Viernes Santo sobre las narrativas de la pasión en los sinópticos para vivir más intencionalmente la Semana Santa con 100 participantes, algunos no pudieron participar debido a las limitaciones en el software del seminario web utilizado.

Más consistentemente, hemos creado cuatro cursos en línea: estudio de lectura del Nuevo Testamento; el Credo como es enseñad en el Catecismo de la Iglesia Católica; introducción a la Biblia; y la doctrina social Católica usando el DoCat (Catecismo dado por el Papa Francisco a los jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud 2016)

Esta urgencia por buscar nuevas formas de seguir acompañando a los latino/as en nuestra diócesis durante la pandemia me ha enseñado tres lecciones importantes:

El “miedo y la discriminación tecnológica” son reales, pero pueden superarse. Hemos llegado a suponer que las generaciones más jóvenes son conocedoras de la tecnología desde que nacen, y aunque esa afirmación es representativa de la realidad, implica que otras generaciones ni siquiera deberían intentarlo. Lo que estoy viendo es adultos que están dispuestos a asumir el desafío de superar los prejuicios, su miedo a la tecnología y su falta de experiencia con ella. Ha sido un placer ver cómo los estudiantes son muy tímidos en las clases de video al principio, pero se sienten más cómodos y disfrutan de los beneficios del crecimiento de la fe desde el hogar gracias a la tecnología. He sido testigo de cómo las mamás y los papás solicitan la ayuda de sus hijos poco dispuestos a establecer el entorno de aprendizaje, incluso siendo ridiculizados, pero decididamente aguantan este comportamiento inaceptable por el bien de aprendizaje fe. (¡Espero que la situación se haya tratado adecuadamente después de la clase!)

Ser comunidad esta encontrando nuevas manifestaciones. Los latino/as somos orientados a la comunidad y la familia, lo admito, al principio era escéptico ante la idea de que nos reuniéramos una vez por semana a través de una videoconferencia con otros 30 estudiantes para hacer una lectura de estudio de los evangelios, para profundizar la comprensión del Credo, para aprender cómo surgió la Biblia o cómo nuestra enseñanza social puede inspirarnos cómo ser discípulos misioneros. Pero eso es exactamente lo que está sucediendo. Aprendimos la etiqueta virtual; compartimos cómo lo que aprendemos de nuestra fe y doctrinas afecta nuestra vida personal en salas virtuales, estamos construyendo lazos de unidad, ahora virtualmente, pero bien fundamentados en nuestra fe.

Creando acceso a oportunidades es cómo la Iglesia a su llamada misionera. Una de las características más importantes de la Iglesia Católica en los E.E.U.U. Es que un segmento significativo de su población es hispanohablante. Crear y ofrecer oportunidades para esta población demuestra la identidad misionera de la Iglesia que sale de su zona de confort. Esto no quiere decir que los hispanohablantes puedan tener “lo suyo.” Estamos estudiando los pilares de la fe de todos los católicos. Esta es una responsabilidad no solo de mi oficina sino de todos los católicos en nuestra diócesis. Cada parroquia, cada pastor, cada oficina de la curia diocesana, cada ministro debería preguntarse: ¿a quién no se ha contactado? ¿Quién no podría tener acceso a nuestros programas e iniciativas? Si solo servimos a los que podemos, usted está aquí siendo desafiado, como yo, a aventurarse en nuevos terrenos de actividad de discipulado misionero.

Más de 100 estudiantes se han registrado para cursos en línea, algunos incluso más allá de la Diócesis de Joliet. Todavía estoy en reflexionando con la palabra de moda “la nueva normalidad,” pero no puedo negar que el llamado al discipulado misionero nos lleva por caminos inesperados y “nuevas normalidades.”

 Rezo por todos y particularmente por aquellos que han sufrido durante esta pandemia, algunos de los cuales no pudieron ser parte de esta experiencia de educación en línea.

Para detalles en todos estos cursos, visite: http://www.dioceseofjoliet.org/hispanicministry/