Share this story

Reunirse en Cristo

By Obispo Ronald A. Hicks

Reunirse en Cristo

 

Hace más de un año, la pandemia cambió abruptamente nuestras vidas y nuestro mundo. Muchos de nosotros hemos experimentado un sentimiento de desconexión de las personas y las cosas que nos traen alegría. También he escuchado a innumerables personas decir que uno de los mayores desafíos durante este tiempo ha sido la sensación de aislamiento.

Nuestro Santo Padre aborda estas cuestiones y ofrece un camino hacia adelante basado en la solidaridad y la unidad. El 2 de septiembre de 2020, en su primera audiencia general que estuvo cara a cara después de meses de transmisión en vivo, dijo: “La pandemia actual ha resaltado nuestra interdependencia: todos estamos conectados entre nosotros, para bien o para mal. Por lo tanto, para salir de esta crisis mejor que antes, tenemos que hacerlo juntos; juntos, no solos.”

Como la mayoría de la sociedad busca maneras de reabrir y aumentar el número de manera segura en espacios públicos y eventos, nunca debemos perder de vista nuestra razón única para tener más gente de vuelta en nuestras iglesias. Por ejemplo, un restaurante de pizza local puede decir: “Te hemos echado de menos. Queremos que vuelvas.” Y estoy seguro de que nos echan de menos y quieren que volvamos a cenar en persona. Sé que he echado de menos comer ocasionalmente en restaurantes, y eventualmente espero volver a algunos de mis favoritos.

Sin embargo, nuestro mensaje como iglesia debe ser más matizado. Sí, les decimos a todos: “Los extrañamos y los queremos de vuelta.” Sin embargo, al regresar, ofrecemos algo distintivo que nadie más tiene: ofrecemos un verdadero encuentro con Cristo. Porque la Iglesia Católica no es un club o un restaurante. A través de nuestro bautismo, estamos unidos en nuestra alabanza, adoración y culto a Dios mientras ponemos nuestra fe en acción a través de nuestro amor al prójimo y obras de caridad.

Estoy agradecido de que, durante más de un año, siguiendo los protocolos de seguridad, nuestras iglesias hayan estado abiertas para Misas y sacramentos, aunque con una capacidad socialmente distanciada y limitada. También estoy agradecido por las Misas virtuales y la Comunión espiritual ofrecidas por nuestras parroquias para aquellos que no han podido asistir en persona. Santo Tomás de Aquino explicó que la Comunión espiritual es “un ardiente deseo de recibir a Jesús en el Santo Sacramento y un abrazo amoroso como si ya lo hubiéramos recibido.”

Aunque estoy agradecido por todas las Misas virtuales y la Comunión espiritual, espero fervientemente y rezo para que nunca perdamos nuestra “santa hambre” de la Eucaristía celebrada en nuestras iglesias y rodeada por la comunidad parroquial. Porque si la Eucaristía es realmente la fuente y la cumbre de la vida cristiana, entonces nunca podremos sustituir la adoración y la recepción del Santísimo Sacramento en la vida real, cuando nos reunimos en solidaridad con otros creyentes.

A medida que el virus disminuye y anticipamos la oportunidad para un mayor número de personas en nuestras iglesias, todas nuestras parroquias, escuelas y ministerios continuarán buscando maneras de dar la bienvenida a las personas. La Diócesis de Joliet está compuesta de muchas comunidades diversas y distintas. Cada parroquia trabajará en el desarrollo de sus propias formas de reunir a las familias parroquiales, a medida que nos inspiramos mutuamente con buenas ideas y mejores prácticas. Y mientras lo hacemos, esforcémonos por equilibrar nuestro celo por regresar plenamente con un espíritu reflexivo y colaborador.

Esta reunificación en Cristo es un proceso gradual. Como un amanecer, tomará tiempo emerger y extenderse. Algunas personas se sentirán más cómodas que otras volviendo a la vida sacramental en nuestras iglesias a medida que la pandemia disminuya. Mientras damos estos próximos pasos, acompañemos, animemos y recemos los unos por los otros con delicadeza y valentía. Porque somos una comunidad de creyentes, unidos en Cristo y entre nosotros. En otras palabras, haciéndonos eco del Papa Francisco: “Tenemos que hacerlo juntos, no solos.”

Me doy cuenta de que nuestros deseos y esfuerzos por reunirnos en Cristo llegan en un momento en el que hemos experimentado retos extraordinarios y muchas pérdidas durante esta pandemia. Los sentimientos de dolor son reales. Sin embargo, con confianza y fe, debemos avanzar juntos desde nuestras experiencias de desconexión y aislamiento. Necesitamos estar conectados con Cristo y entre nosotros. Después de la Resurrección, cuando los discípulos se acurrucaron tras las puertas cerradas, inseguros de sus próximos pasos, Jesús sopló sobre ellos y dijo: “Reciban el Espíritu Santo.” Pidamos al mismo Espíritu Santo que nos sane, conduzca y guíe mientras seguimos reuniéndonos en Cristo.